AHORA… ¿QUÉ ES LA IoT PARA LAS SMARTER CITIES?

Si buscamos en Google "que es IoT" o similar, muchas de las respuestas son innecesariamente técnicas o super técnicas. Como este caso: “El Internet de las cosas (IoT) es un sistema de dispositivos de computación interrelacionados, máquinas mecánicas y digitales, objetos, animales o personas que están provistos con identificadores únicos y con la capacidad de transferir datos a través de una red sin necesidad de requerir la interacción humano a humano o humano a una computadora ". Una explicación innecesariamente técnica de IoT y que además, confunde.

La mayoría de las personas no necesitan sumergirse en la "profundidad de la IoT". En este artículo, habrá una explicación simple de Internet of Things y lo que significa para los ciudadanos de una ciudad.


Una explicación simple y no técnica de la Internet de las Cosas

Sin importar con qué y en donde estés leyendo este articulo (dispositivos fijos o móviles), definitivamente estás conectado a Internet.

Una conexión a Internet es algo maravilloso, nos brinda todo tipo de beneficios que antes no eran posibles. El punto es que conectar cosas a Internet produce beneficios sorprendentes. Todos hemos visto estos beneficios con nuestros teléfonos inteligentes, computadoras portátiles y tabletas, pero esto también es válido para PARA TODO LO DEMAS.

El Internet de las Cosas es, en realidad, un concepto bastante simple: significa tomar todas las cosas del mundo y conectarlas a Internet.

Considero que la confusión surge no porque el concepto sea tan “apretado” y esté bien definido, sino más bien porque es tan amplio y “vagamente” definido. Puede ser difícil concretar el concepto en nuestras mentas cuando hay tantos ejemplos y posibilidades en IoT.

Para tratar a aclarar, es importante comprender los beneficios de conectar “cosas” a Internet. ¿Por qué querríamos conectar todo a internet?


¿Por qué importa IoT?

Cuando algo está conectado a Internet, eso significa que puede enviar información o recibir información, o ambas cosas. Esta capacidad de enviar y/o recibir información hace que las cosas sean inteligentes, y por lo tanto, “inteligente es bueno”.

Utilizando nuevamente a los smartphones como ejemplo. En este momento podés escuchar casi cualquier canción del mundo, pero no es porque tu teléfono tenga todas las canciones del mundo almacenadas. Es porque todas las canciones del mundo se almacenan en otro lugar, pero tu teléfono puede enviar información (pedir esa canción) y luego recibir información (transmitir esa canción hacia tu teléfono y reproducirla).

Y además, para ser inteligente, una cosa no necesita tener súper almacenamiento o una súper computadora dentro de él. Todo lo que tiene que hacer es conectarse al súper almacenamiento o a una súper computadora. Estar conectado es increíble.

En el Internet de las cosas, todas las cosas que se están conectando a Internet se pueden clasificar en tres categorías:

Cosas que recogen información y luego la envían.Cosas que reciben información y luego actúan sobre ella.Cosas que hacen ambas cosas.

Y los tres tienen enormes beneficios que se alimentan entre sí.


Recopilación y envío de información

Esto significa algo tan simple como sensores. Los sensores pueden ser sensores de temperatura, sensores de movimiento, sensores de humedad, sensores de calidad del aire, sensores de luz, sensores de casi lo que sea. Estos sensores, junto con una conexión, nos permiten recopilar automáticamente información del entorno que, a su vez, nos permite tomar decisiones optimas para las ciudades más inteligentes.

Como ejemplo: En el campo, obtener información automáticamente sobre la humedad del suelo puede indicar a los agricultores exactamente cuándo deben regarse sus cultivos. En lugar de regar demasiado (lo que puede ser un uso excesivo y costoso de los sistemas de riego) o regar muy poco (lo que puede ser una pérdida costosa de cultivos), el agricultor puede asegurarse de que los cultivos obtengan la cantidad correcta de agua.

Al igual que nuestra vista, oído, olfato, tacto y gusto nos permiten a los humanos, darle sentido al mundo, los sensores permiten a las máquinas darle sentido al mundo.


Recibir y actuar sobre la información

Todos estamos muy familiarizados con las máquinas que obtienen información y luego actúan. Nuestra impresora recibe un documento y lo imprime. Nuestro automóvil recibe una señal de las llaves propias y las puertas se abren. Los ejemplos son casi infinitos.

Ya sea algo simple como enviar el comando "encender" o tan complejo como enviar un modelo CAD a una impresora 3D, sabemos que podemos decirles a las máquinas qué hacer desde muy lejos.

El verdadero poder de la Internet de las Cosas surge cuando las “cosas” pueden recopilar información y la envían, pero también reciben información y actúan sobre ella.


Haciendo ambas cosas

Volvamos rápidamente al ejemplo de la agricultura. Los sensores pueden recopilar información sobre la humedad del suelo para decirle al agricultor cuándo y cuánto debe regar los cultivos, pero en realidad no se necesita al agricultor. En su lugar, el sistema de riego puede activarse automáticamente cuando sea necesario, según la cantidad de humedad que haya en el suelo.

También se puede dar un paso más. Si el sistema de riego recibe información sobre el clima estando conectado a Internet, también puede saber medianamente cuándo va a llover y decidir no regar los cultivos hoy porque la lluvia los regará de todos modos.

Y no paramos ahí. Toda esta información sobre la humedad del suelo, cuando y cuánto riega el sistema de riego a los cultivos y qué tan bien crecen los cultivos se puede recopilar y enviar a equipamientos informáticos, por ejemplo, en la nube como datos abiertos y ser procesados y así se pueda dar sentido a toda esta información.

Y eso es sólo un tipo de sensor. Agreguemos otros sensores como los de luz, de calidad del aire y temperatura, y estos algoritmos pueden aprender mucho más. Con docenas, cientos, miles de granjas que recopilan toda esta información, estos algoritmos pueden crear ideas increíbles sobre cómo hacer que los cultivos crezcan mejor y, por lo tanto, ayudando a alimentar al mundo, por ejemplo.


Aprendiendo más sobre IoT

Al inicio escribí que lo haría lo menos técnico posible, espero que haya quedado clara la idea.

En otros artículos iremos con utilizaciones concretas del IoT y sus distintas conectividades, ya que no es solo a través de WiFi o tecnología celular (a veces por redes de área amplia de baja potencia -LPWAN-, a veces es Bluetooth y, a veces, a través de otro tipo de conectividad). Y cuando tenemos conexión, la información se envía a la nube y una vez allí, la IA (inteligencia artificial), el Machine Learning (aprendizaje automático) y el Deep Learning (aprendizaje profundo) incorporan toda esa información y obtienen información útil, gracias a los algoritmos que se generan.

Y todo esto puede ser aplicado a las Smarter Cities /Ciudades + Inteligentes.

© 2016/2020 - SMARTER CITIES